martes, 5 de abril de 2011

Helecho Real, Osmunda regalis

P4030014
P3260004
Los helechos se encuentran en los vegetales más antiguos que existen, aparecieron hace aproximadamente 400 millones de años, mucho antes que los dinosaurios por supuesto, y al revés que estos, no se han extinguido sino que se calcula que aún existen unas 20.000 especies de estas plantas. Durante el periodo llamado Carbonífero, hace más de 300 millones de años, estos vegetales dominaron la Tierra, formando grandes bosques de Helechos Arborescentes, cuando estos bosques desaparecieron, sus troncos enterrados en el lodo de los pantanos y fosilizados, dieron lugar a las minas de carbón explotadas por el hombre millones de años después y que propiciaron la Revolución Industrial del siglo XIX. Así que cuando quemamos carbón, estamos quemando los troncos de helechos y equisetos primitivos. La característica más evidente de los helechos es que son plantas sin flores y sin semillas, son plantas  Criptógamas que se reproducen por esporas, en oposición a las plantas más modernas, llamadas Fanerógamas que se reproducen por medio de semillas y que tienen flores. Asturias es tierra de helechos y tierra de carbón, así que hoy voy a tratar sobre el que a mi me parece el más bonito de los helechos asturianos.
El Helecho Real, Osmunda regalis, es uno de los helechos de mayor tamaño que podemos encontrar en nuestros bosques, su tamaño oscila entre los 60 centímetros y algo más del metro y medio de altura.  Se distribuye por las zonas templadas y tropicales, en Centro y Sudamérica existe la Osmunda regalis var. brasiliensis, y en Norteamérica  Osmunda regalis var. spectabilis. En Europa, Asia y norte de Africa, encontramos Osmunda regalis var. regalis que es la de la Península Ibérica y crece en el norte, centro y oeste de la misma, siendo más frecuente en la zona cantábrica de nuestro país desde el País Vasco a Galicia pero  casi siempre en el piso colino entre el nivel del mar y los 900 metros de altitud, ya que requiere temperatura cálida, humedad elevada e inviernos suaves. En Asturias lo hallaremos mayormente en la zona occidental y central debido a que es una planta muy acidófila y es en estas zonas donde el suelo tiene ese tipo de composición, de hecho su presencia es indicadora de acidez, también es indicadora de terrenos pobres en nitrógeno y muy húmedos ya que crece frecuentemente junto a corrientes de agua, en alisedas,  terrenos encharcados y bosques umbríos, ocasionalmente en verano puede sobrevivir en zonas inundadas. Tiene un rizoma espeso que con los años se vuelve leñoso y sus frondes, fuertemente peciolados, son de gran tamaño, de hasta 2,5 metros de envergadura, son anuales ya que toda la parte aérea desaparece en invierno para renacer en marzo, crecen rectas, las  frondes  interiores son fértiles y forman esporas y las exteriores son estériles ya que es planta heteromórfica.

P3260037P3260039
Este helecho es ideal para cultivar junto al estanque donde además la evaporación natural que se produce mantiene el alto índice de humedal que esta planta requiere en el ambiente, podemos cultivarlo en plena tierra o en maceta, con un sustrato a base de mantillo, turba y algo de arena y por supuesto de composición ácida como el que se utiliza para camelias, azaleas rododendros. Crece bien a la sombra pero también a media sombra, bajo árboles o arbustos. En grandes macetones formará ejemplares espectaculares por su tamaño, ideales para decorar un patio sombreado al que dará cierto ambiente tropical. Como podemos ver en las imágenes, se trata de un helecho muy elegante, con un llamativo colorido en sus frondes de tallo rojizo, con pelusilla blanca, hojas broncíneas cuando nacen con la típica forma de báculo de obispo,  y con sus ápices como escarchados de color verde manzana, más tarde se vuelven verdes pero no forman soros en el envés sino que los esporangios salen en panículas en la parte superior de los frondes interiores, de color marrón, lo que los hace muy originales. Como este helecho pierde toda su parte aérea en invierno, cultivada en maceta, en lugares muy fríos puede trasladarse a cubierto pero siempre en un local fresco aunque sea oscuro. En plena tierra, puede cubrirse con paja o una buena cobertura de hojarasca par protegerlo de las heladas. A principios de primavera lo llevaremos a lugares bien iluminados y se reiniciaran los riegos, en cualquier caso no se debe permitir que el cepellón se reseque completamente incluso en periodo de reposo.
P3260040P4030012
Como curiosidad hay que decir que la raíz de Osmunda se utiliza para producir la fibra de osmunda que se utiliza como sustrato para el cultivo de orquídeas y epífitas. Parece ser que según la mitología eslava, los esporangios de la Osmunda, llamados “flores de Perun” tienen poderes mágicos contra los demonios, para desvelar secretos, cumplir deseos y hasta ¡entender el idioma de los árboles!  Probaré.

8 comentarios:

Montse dijo...

Un post magnífico, Chema, me ha gustado muchísimo.
No es de extrañar, ya que son del principio de los tiempos, que entiendan el lenguaje de los árboles ¡qué fantástico sería saber qué piensan los árboles!

Un abrazo!!

Chomp dijo...

Ho!! bonitas fotos de los helechos.

Hasta pronto.

Chema dijo...

Gracias Montse y Chomp por los comentarios, los helechos son plantas que tienen para mi un algo de misterioso y no es de extrañar que haya tantas leyendas y mitologías alrededor de ellos. El helecho Osmunda lo he comprado hace unos años pero tengo tres especies de helechos más que decidieron instalarse por su cuenta en las macetas de mi terraza, dos de ellos son poco frecuentes y propios de bosques de montaña y todavía me pregunto como llegaron a mi terraza en plena ciudad y cerca del mar.

luna9 dijo...

¡Los helechos me gustan mucho! tengo unos cuantos y mi favorito es uno que traje de la orilla de un riachuelo de la sierra, cuando no llueve parece que se secara y se pone de color blanco pero con las primeras lluvias reverdece, claro que yo no puedo dejar de regarlo así que lo tengo siempre verde.
¡Gracias por la entrada Chema! aprendí muchas cosas mas sobre ellos.
Abrazos.

IBS Consultoría dijo...

Buen día tocayo, hace poco adquirí un helecho Báculo de Obispo o como le dicen en México Pata de Cabra, cuando lo compre venía en una bolsa y lo plante a una maceta de barro con tierra de hoja, sin embargo parte del tronco queda fuera de la tierra,¿Esto será un problema?... Puedo ver alguna raíces en el tronco que esta fuera.. Te envío saludos desde México y trataré de enviarte unas fotos...

Chema dijo...

Hola amigo de México. En principio no hay ningún problema en la situación del helecho que me describes, cuando los helechos forman tronco este debe quedar por encima de la tierra y suele haber algunas raíces a la vista en la parte del tronco más próxima a la tierra, otra cosa sería si estuviera mal plantado y claramente se viera que no se han enterrado bien las raíces con lo que lo mejor sería replantarlo correctamente, pero ya que lo has plantado tu mismo, supongo que lo enterrarías tanto como lo estaba en la bolsa original y sin poder verlo me arriesgo a decir que creo que estaría correcto. En cualquier caso puedes añadir algo de turba alrededor del tronco y por encima de las raíces, lo que no le vendrá mal y le ayudará a conservar mejor la humedad del sustrato.
Si quieres enviarme una foto de tu planta, puedes hacerlo a:
lagoenol2007@telefonica.net
Saludos

antuan dijo...

no tendreis esporas de este helecho para plantarlas alguien verdad?

Chema Yáñez dijo...

Hola Antuan, ahora ya no porque no las recojo pero para el próximo verano podría tenerlas.
Saludos