lunes, 11 de enero de 2010

Pieris japonica, Andrómeda

  febrero 2009 016









































Como su nombre indica, este arbusto procede del Japón donde crece en las colinas sobre suelos de composición ácida y en situación resguardada de los vientos fuertes forma un gran arbusto de más de tres metros de altura que ha de ser una visión espectacular cuando forma sus nuevas hojas de un rojo intenso y se adorna con sus racimos de flores en forma de farolillo chino muy semejantes a las del Lirio del valle o muguete aunque desgraciadamente sin olor. En nuestro país no será fácil encontrar ejemplares tan altos, mucho menos cuando se cultiva en recipiente  y se trata de variedades de híbridos de menor crecimiento que la especie original. Lo más llamativo del Pieris  como que da dicho es el follaje nuevo que adquiere en primavera un color rojo escarlata brillante pero también sus inflorescencias que son decorativas incluso antes de que las flores se abran como se puede comprobar en las imágenes que acompañan este texto. La mayoría de las especies dan flores de color blanco marfil aunque también existe una variedad de flores de color rosado, la “Valley Valentine” que nunca he conseguido localizar en viveros españoles. Aquí se cultiva sobre todo Pieris japonica “Forest Flame” de hasta dos metros de altura y magnífica brotación de hojas nuevas rojas que le hacen merecedora del nombre en ingles de “llamas del bosque”, del rojo pasan al rosado y finalmente se vuelven verdes. 
El Pieris o Andrómeda pertenece a la familia de las ericáceas, la del brezo, y ya sólo esto nos indica que necesita suelos con un PH ácido, rico en humus y una exposición soleada o en semisombra en lugares muy calurosos. Ahora que atravesamos por una hola de frío resulta conveniente decir que este arbusto es muy resistente a estas condiciones y que resiste sin problemas hasta 20 grados bajo cero y aún más, sin embargo resulta conveniente plantarlas a resguardo de los vientos fuertes del nordeste que perjudican sus hojas nuevas. En primavera, después de la floración, es posible podar el arbusto para mantenerlo compacto y poco más hay que hacer, procurar regarlo en verano para que la tierra no seque en exceso y en general darle el mismo tratamiento que daríamos a un arbusto de azaleas o de camelias con los que comparte similares necesidades de cultivo.
Las variedades “Flaming Silver” con hojas con los bordes color crema y “Debutante” con flores más grandes son más compactas y adecuadas para el cultivo en jardinera ya que sólo crecen hasta el metro y medio o un metro de altura respectivamente.

19 marzo 2009 009






Las flores tienen forma de farolillos y aparecen a mediados de primavera.
Las hojas nuevas del Pieris, nacen de un rojo brillante y aparecen desde el mes de marzo.












2 comentarios:

Montse dijo...

Hola Chema!
No conozco esta planta y tu artículo es muy interesante. También he visto que eres un gran aficionado a las rosas, de las que estoy intentando aprender.

Me parece una idea estupenda que en la ciudad se puedan cultivar tantas plantas y flores, eres todo un ejemplo a seguir y tu magnífico blog lo demuestra.

Un saludo.

lady noire dijo...

lovely pic's, happy blogging