domingo, 25 de enero de 2009

2, Bulbos de primavera para terrazas y balcones: Muscaris

Primavera 2006 004Existen muchas especies pero los más comunes, que son los que yo cultivo, son de la especie Muscari armeniacum. Esta humilde bulbosa, conocida en español como "Nazarenos" por el azul morado de sus inflorescencias que a alguien le ha recordado una procesión de cofrades, es una bulbosa sencillísima de cultivar, ya que apenas tiene más exigencias que algo de sol y un suelo no encharcado.En inglés se los conoce como Grape Hyacinth. Si se plantan en un jardín se naturalizan con toda facilidad, de manera que ya no hay que ocuparse prácticamente de ellos nunca más. En grandes jardineras se pueden utilizar como plantas de cobertera y tampoco requerirán apenas atenciones, salvo que con el paso de los años pueden llegar a ocupar completamente cualquier resquicio del sustrato, lo que no es bueno para otras plantas mayores que tengamos plantadas, por eso en este caso es mejor utilizar estos pequeños bulbos en combinación con plantas anuales o con otros bulbos mayores con similares exigencias. De esta manera podremos extraerlos cada pocos años para separar los nuevos bulbos y evitar la superpoblación. Esta operación debemos realizarla en otoño.

Los Muscaris se plantan en otoño y florecen en primavera, incluso mucho antes si se han dejado en el terreno, ya que ahora, finales de enero, están apareciendo las primeras flores en mis macetas. Los Muscaris son bulbosas pequeñas cuyos tallos florales crecen unos 30 cm y van acompañados de hojas acintadas mucho más largas, se plantan en otoño a unos 8 cm de profundidad, con una separación entre bulbos de entre 5 y 10 cm según el espacio de que dispongamos y lo apretada que queramos la plantación. Si los colocamos en compañía de bulbos de narcisos, colocaríamos por ejemplo para una maceta de 25 cm de diámetro, tres bulbos separados de narciso trompeta a 15 cm de profundidad, y sobre ellos los bulbillos de Muscari, unos seis por ejemplo, de forma que se produzca una floración simultanea y combinada a dos niveles. El amarillo de los narcisos combina bien con el azul de los Muscari, aunque también se puede encontrar esta planta en color blanco. Hay variedades con flores dobles o sencillas y una variedad con flores plumosas, el Muscari comosum "Plumosum", son además buenas flores para cortar porque duran bastante en los jarrones.

sábado, 17 de enero de 2009

Skimmia japonica "Rubella"

Brugmansia 001_edited Las skimmias son también arbustos de hoja perenne que crecen en suelos con Ph ácido. Forman pequeños arbustos muy rústicos ya que aguantan muy bajas temperaturas y soportan bastante bien el viento por lo que son adecuadas para un jardín de azotea donde pueden permanecer todo el año. Les va bien el sol pero habrá que resguardarlos del sol fuerte del verano, son buenos arbustos para sotobosque así que pueden usarse como relleno de grandes jardineras bajo la sombra de otros arbustos o árboles más altos siempre que puedan tener algo de sol y no estén totalmente en sombra, en cuyo caso la floración disminuirá mucho. Las skimmias florecen con flores aromáticas a finales de invierno y principios de primavera;cuando hay ejemplares masculinos y femeninos, estos últimos forman bayas de brillante color rojo que permanecen bastante tiempo en la planta añadiéndole un interés suplementario. La Skimmia japonica "Rubella" es un ejemplar masculino que no produce bayas, pero en compensación sus capullos rojos permanecen en la planta durante todo el invierno, época en la que sus tallos e incluso sus hojas adquieren un tono rojizo. Las flores aparecen en primavera.

viernes, 16 de enero de 2009

Camelia japonica


Después de una prolongada ausencia por razones técnicas, retomo la publicación de nuevos entradas sobre especies adecuadas para cultivar en macetas y jardineras en terraza y balcón. En estos días han comenzado a florecer las primeras camelias de mi terraza.
La camelia es sin duda una de los arbustos más apreciados y bonitos de cuantos se pueden cultivar en clima atlántico, sus flores aunque carentes de aroma, excepto en la especie C. sasanqua, son muy apreciadas por su elegancia, formas y colores y tienen un aire romántico que subraya la belleza de su follaje perenne y de textura cérea y brillante. Dependiendo de las especies y variedades, podemos encontrar camelias en floración entre principios de invierno a finales de primavera en todo el hemisferio norte, pero especialmente en aquellas latitudes en las que existen los grados de humedad y frescor ambiental que son más favorables para su cultivo. En España las camelias se adaptan muy bien al clima de la Cornisa Cantábrica y Galicia donde además del clima hay suelos con Ph ácido, es decir con muy poca o ninguna presencia de cal, que son los que este arbusto necesita para crecer bien. Galicia tiene jardines con grandes ejemplares arbóreos y muy antiguos de camelia, y también existen una gran cantidad de viveros especializados en la producción de camelias y en la obtención de nuevas variedades.
La camelia procede del Japón, como denota el nombre científico de la especie más común, la Camelia japonica, pero también existen especies de camelias no tan corrientes en cultivo que además de en Japón, se encuentran en otras zonas del Extremo Oriente, la C. sasanqua y la C. Williamsii entre otras, pero muchos ignoran que una de las infusiones más comunes en el mundo y muy apreciada en Oriente y por nuestros vecinos británicos, el té, es en realidad una infusión de hojas de una especie de camelia: la Tea camelia o Camelia sinensis.
La Camelia es muy fácil de cultivar en maceta, siempre que la cultivemos en un sustrato a base de turba y tierra de castaño o brezo que garantice la acidez del suelo, esto evitará su amarilleamiento o clorosis que acabarían con el arbusto en un suelo calcáreo; en las condiciones adecuadas y con un cambio periódico de maceta, hasta alcanzar los 60 centímetros de diámetro máximo, un arbusto de camelia puede vivir de forma indefinida en nuestra terraza o patio.  El agua de riego y los fertilizantes también deben estar exentos de cal o descalcificados y debemos colocar el arbusto protegido de los lugares expuestos al sol del medio día, secos y con ambiente tórrido. En la zona climática cantábrica y atlántica, las condiciones son las ideales y podemos cultivarla casi en cualquier parte siempre que la protejamos de suelos calizos y de los vientos marinos cargados de sal. Existen asociaciones de aficionados del cultivo de la camelia por todo el mundo y también en España, donde podremos encontrar consejo sobre su cultivo y comprobar la ingente cantidad de variedades de camelias que existen hoy en día.
Brugmansia 005 En los siguientes enlaces, podemos encontrar más sitios web sobre camelias:
Revista Camelia
Sociedad Española de la Camelia
Brugmansia 014_edited

Camelia japonica